El paciente como eje principal de nuestra comunicación