Salarios: la crisis aprieta pero no ahoga