La transición entre las vacaciones y la rutina debe ser suave para afrontar la vuelta