La poca frecuencia de visita y la escasez de surtido dificultan la fidelización del hombre