La crisis pide nuevas vías de gestión y requiere formación; UE y CF han sabido ‘dar en el clavo’