El valor asistencial y la marca propia, ejes de la resistencia de la cosmética