El equilibrio entre la vertiente asistencial y de gestión es clave en las oficinas de farmacia