Cuidar la imagen exige transparencia