Un mal servicio sale más caro que invertir en confianza (Correo Farmacéutico julio 2008)